Cómo hacer una fabada

Escrito por nuwz6

Divulgador científico

En esta ocasión, te enseñaremos paso a paso cómo hacer una deliciosa fabada, uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía española. Originaria de la región de Asturias, esta contundente y sabrosa receta a base de alubias blancas y embutidos es perfecta para los días fríos o para disfrutar en cualquier ocasión. Acompáñanos en este recorrido culinario y descubre todos los secretos para lograr una fabada de sabor auténtico y casero. ¡Prepárate para disfrutar de un plato lleno de tradición y sabor!

Deliciosa fabada asturiana según la receta de la abuela

La fabada asturiana es un plato tradicional de la gastronomía asturiana que se ha transmitido de generación en generación. La receta de la abuela es la más auténtica y sabrosa, ya que conserva todos los ingredientes y técnicas que hacen de este plato una auténtica delicia.

Para preparar la fabada asturiana según la receta de la abuela necesitarás los siguientes ingredientes:

1. Fabes: las fabes son el ingrediente principal de este plato. Son unas alubias blancas de gran tamaño y textura mantecosa que se cultivan en Asturias. Es importante utilizar fabes de calidad para conseguir una buena cocción y sabor.

2. Compango: el compango es un embutido asturiano que se utiliza en la fabada para darle sabor y consistencia. Está compuesto por chorizo, morcilla y tocino. La calidad de estos embutidos es fundamental para conseguir una fabada deliciosa.

3. Agua: necesitarás una cantidad suficiente de agua para cocer las fabes. Es importante utilizar agua mineral o filtrada para que no afecte al sabor del plato.

4. Cebolla: la cebolla se utiliza para dar sabor al caldo de las fabes. Se puede añadir entera o picada en trozos grandes.

5. Aceite de oliva: se utiliza para sofreír la cebolla y el compango antes de añadir las fabes y el agua.

La preparación de la fabada asturiana según la receta de la abuela es sencilla pero requiere tiempo y paciencia. A continuación, te explico paso a paso cómo hacerla:

1. En primer lugar, debes poner las fabes en remojo la noche anterior. Lávalas y colócalas en un recipiente con agua fría. Deben estar completamente cubiertas de agua y dejarlas reposar durante al menos 8 horas.

2. Pasado el tiempo de remojo, escurre las fabes y reserva el agua de remojo.

3. En una olla grande, añade un poco de aceite de oliva y sofríe la cebolla picada. Cuando esté dorada, añade el compango troceado y deja que se cocine durante unos minutos para que suelte su sabor.

4. A continuación, incorpora las fabes escurridas y remueve bien para que se mezclen con el sofrito. Deja que se cocinen durante unos minutos para que se impregnen de los sabores.

5. Añade el agua de remojo de las fabes y añade agua mineral o filtrada hasta cubrir las fabes por completo. Ten en cuenta que el agua debe estar fría para que las fabes se cuezan de manera uniforme.

6. Pon la olla al fuego y lleva a ebullición. Cuando comience a hervir, baja el fuego al mínimo y tapa la olla. Deja que las fabes se cocinen a fuego lento durante aproximadamente 2 horas o hasta que estén tiernas.

7. Durante la cocción, es importante remover de vez en cuando para evitar que las fabes se peguen al fondo de la olla. También puedes añadir más agua si ves que se va evaporando en exceso.

8. Una vez que las fabes estén tiernas, retira la olla del fuego y deja reposar durante unos minutos antes de servir. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se potencien.

La fabada asturiana según la receta de la abuela se sirve caliente, directamente en la mesa, acompañada de pan y sidra asturiana. Es un plato contundente y sabroso que suele ser el protagonista de las celebraciones familiares y festividades en Asturias. ¡Disfruta de esta deliciosa receta tradicional!

Receta fácil de fabada

La fabada es un plato típico de la gastronomía asturiana, muy sabroso y reconfortante. A continuación, te presento una receta fácil de fabada para que puedas disfrutar de este delicioso plato en casa.

Ingredientes:
– 500 gramos de fabes (judías blancas)
– 250 gramos de compango (chorizo, morcilla y panceta)
– 1 cebolla grande
– 2 dientes de ajo
– 1 pimiento verde
– 1 pimiento rojo
– 1 zanahoria
– Aceite de oliva
– Sal

Preparación:

1. En primer lugar, debemos dejar las fabes en remojo durante al menos 12 horas antes de cocinarlas. Esto es importante para que se hidraten y se ablanden antes de la cocción.

2. Una vez que las fabes estén listas, las ponemos en una olla grande con agua fría y las cocemos a fuego medio durante aproximadamente 2 horas, o hasta que estén tiernas. Es importante no agregar sal durante esta etapa de cocción, ya que esto puede endurecer las fabes.

3. Mientras las fabes se cuecen, podemos preparar el compango. Para ello, cortamos el chorizo, la morcilla y la panceta en rodajas o trozos pequeños.

4. En una sartén aparte, calentamos un poco de aceite de oliva y añadimos los trozos de compango. Los doramos durante unos minutos hasta que estén bien cocidos y suelten su grasa. Reservamos.

5. En la misma sartén, añadimos la cebolla, los ajos y los pimientos picados en trozos pequeños. Sofreímos hasta que estén tiernos y ligeramente dorados.

6. Añadimos el sofrito de verduras a la olla de las fabes y dejamos que sigan cocinándose a fuego medio durante unos 30 minutos más. En este punto, podemos añadir sal al gusto.

7. A medida que las fabes se cocinan, es importante removerlas de vez en cuando para evitar que se peguen al fondo de la olla. También podemos añadir un poco más de agua si es necesario para que la fabada tenga la consistencia deseada.

8. Por último, añadimos el compango a la olla de las fabes y dejamos que se cocine todo junto durante unos minutos más, para que los sabores se mezclen.

9. Una vez que la fabada esté lista, la servimos caliente en platos hondos y la disfrutamos acompañada de un buen pan. ¡Bon appétit!

Esta receta fácil de fabada es perfecta para disfrutar en cualquier época del año, ya que es un plato reconfortante que nos transporta a los sabores de la cocina tradicional asturiana. ¡No dudes en probarla y sorprender a tus invitados con este delicioso plato!

Mi consejo final para ti, que estás interesado en aprender cómo hacer una fabada, es que te animes a experimentar y agregar tu toque personal a la receta. La cocina es un arte y cada cocinero tiene su estilo único. No temas probar diferentes ingredientes, ajustar las cantidades de especias y condimentos según tu gusto y, sobre todo, diviértete en el proceso.

Recuerda que hacer una fabada requiere paciencia y tiempo, así que no te desanimes si no sale perfecta en el primer intento. ¡Practica, aprende de tus errores y sigue cocinando con pasión!

Espero que disfrutes de este delicioso plato tradicional y que compartas tu fabada con tus seres queridos. La comida siempre es más sabrosa cuando se comparte.

¡Buena suerte en tu aventura culinaria y que disfrutes de tu fabada casera! Hasta pronto.

Deja un comentario