Cómo se hace una endoscopia alta

Escrito por Carlo Malone

Divulgador científico

La endoscopia alta es un procedimiento médico que se utiliza para examinar el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. En este proceso, se inserta un endoscopio flexible a través de la boca del paciente para obtener imágenes detalladas de las estructuras internas del sistema digestivo. En este artículo, te explicaremos paso a paso cómo se realiza una endoscopia alta y qué puedes esperar durante el procedimiento. ¡Sigue leyendo para conocer más sobre esta importante herramienta diagnóstica!

Ubicación de la anestesia en la endoscopia

La anestesia en la endoscopia se aplica de manera local en la zona a examinar para evitar molestias al paciente durante el procedimiento.

1. Anestesia tópica: Se aplica directamente en la mucosa a través de aerosoles, geles o líquidos para adormecer la zona y reducir la sensación de dolor.

2. Anestesia infiltrativa: Se administra mediante inyecciones locales de anestésicos en la zona a examinar para bloquear los nervios y evitar la sensación de dolor.

3. Anestesia general: En casos más complejos o invasivos, se puede optar por la anestesia general para mantener al paciente completamente dormido durante todo el procedimiento.

Es importante que la ubicación de la anestesia sea precisa y adecuada para garantizar el confort del paciente y la eficacia del procedimiento de endoscopia.

Duración de una endoscopia digestiva alta

La duración de una endoscopia digestiva alta es variable y depende de varios factores, como la complejidad del procedimiento, la habilidad del endoscopista y la tolerancia del paciente. Por lo general, una endoscopia digestiva alta suele durar entre 15 y 30 minutos, pero en algunos casos puede prolongarse hasta 45 minutos o más.

TE INTERESA:   Cómo hacer una maqueta de la energía nuclear

Durante la endoscopia digestiva alta, el paciente suele estar sedado para mayor comodidad y para facilitar la introducción del endoscopio a través de la boca y la garganta hasta el esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopista realiza una inspección visual de la mucosa gastrointestinal en busca de anomalías, como úlceras, inflamación o tumores.

Es importante seguir las indicaciones del médico antes de la endoscopia digestiva alta, como ayunar previamente para evitar complicaciones durante el procedimiento. Una vez finalizada la endoscopia, el paciente puede experimentar molestias leves en la garganta o el abdomen, pero suelen desaparecer rápidamente.

Mi consejo final para ti es que te informes bien sobre el procedimiento de la endoscopia alta, sus riesgos y beneficios, y sigas las indicaciones de tu médico al pie de la letra. Recuerda que es importante seguir una dieta especial y prepararte adecuadamente para el examen. Mantén la calma y confía en el equipo médico que te acompañará durante el procedimiento. ¡Mucho ánimo y que todo salga bien! ¡Hasta pronto!

Deja un comentario