Cómo hacer una kokedama

Escrito por Carlo Malone

Divulgador científico

En este artículo, te enseñaremos cómo hacer una kokedama, una fascinante forma de cultivar plantas sin necesidad de macetas tradicionales. Originaria de Japón, la kokedama es una técnica que consiste en envolver las raíces de una planta en una bola de musgo y tierra, creando una hermosa esfera verde que puede ser colgada o colocada sobre una superficie. A lo largo de este contenido, te guiaremos paso a paso para que puedas crear tu propia kokedama, brindándote los materiales necesarios, los pasos a seguir y algunos consejos prácticos. ¡Prepárate para sumergirte en el mundo de la jardinería japonesa y descubrir cómo hacer una kokedama de manera sencilla y creativa!

Ingredientes para hacer una kokedama

La kokedama es una técnica japonesa que consiste en crear una bola de musgo que envuelve las raíces de una planta, creando una especie de maceta natural. Para hacer una kokedama, necesitarás los siguientes ingredientes:

1. Planta: Puede ser cualquier planta de interior o exterior que tenga raíces compactas y se adapte bien a espacios pequeños. Algunas opciones populares son el helecho, la hiedra o la planta araña.

2. Sustrato: El sustrato es la mezcla de tierra y otros componentes que servirá como base para la kokedama. Puedes utilizar una mezcla de turba, akadama (un tipo de arcilla volcánica) y musgo sphagnum.

3. Musgo sphagnum: El musgo sphagnum se utiliza para envolver las raíces de la planta y crear la bola de musgo característica de la kokedama. Puedes encontrarlo en tiendas de jardinería o en línea.

4. Hilo de algodón: El hilo de algodón se utiliza para atar el musgo sphagnum alrededor de las raíces de la planta. Asegúrate de que sea resistente y no se rompa fácilmente.

5. Tijeras: Necesitarás unas tijeras para recortar el exceso de musgo sphagnum y darle forma a la kokedama. Asegúrate de que estén limpias y afiladas para evitar dañar la planta.

6. Bandeja o plato: Necesitarás una bandeja o plato para colocar la kokedama y recoger el agua que se filtre al regarla. Puede ser de cerámica, vidrio o cualquier otro material resistente al agua.

Una vez que tengas todos los ingredientes, puedes seguir los siguientes pasos para hacer tu propia kokedama:

1. Prepara el sustrato mezclando la turba, el akadama y el musgo sphagnum en un recipiente. Asegúrate de que estén bien integrados.

2. Humedece el sustrato con agua hasta que tenga una consistencia similar a la de una pasta. Debe mantenerse un poco húmedo, pero no encharcado.

3. Toma la planta y retira suavemente el exceso de tierra de las raíces. Luego, envuelve las raíces con una capa de musgo sphagnum, asegurándote de que queden bien cubiertas.

4. Ata el musgo sphagnum alrededor de las raíces con el hilo de algodón, asegurándote de que quede bien sujeto. Puedes darle forma de bola o cualquier otra forma que desees.

5. Recorta el exceso de musgo sphagnum con las tijeras, dándole forma a la kokedama según tus preferencias.

6. Coloca la kokedama en una bandeja o plato y ubícala en un lugar donde reciba la luz adecuada para la planta que has elegido.

7. Riega la kokedama sumergiendo la bola de musgo en agua durante unos minutos. Asegúrate de que el musgo sphagnum absorba suficiente agua para mantener la planta hidratada.

8. Mantén la kokedama en un lugar con buena ventilación y riega cuando notes que el musgo sphagnum está comenzando a secarse.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de tu propia kokedama, una forma original y natural de decorar tu hogar con plantas.

Las mejores plantas para kokedamas

Las kokedamas son una forma tradicional japonesa de presentar las plantas en una bola de musgo. Son una excelente opción para aquellos que buscan una forma única y atractiva de exhibir sus plantas en interiores.

Aunque muchas plantas pueden adaptarse a este estilo de presentación, hay algunas especies que son especialmente adecuadas para las kokedamas. Estas plantas suelen tener raíces pequeñas o compactas, lo que las hace ideales para ser envueltas en musgo y colgadas.

Aquí hay una lista de las mejores plantas para kokedamas:

1. Pothos (Epipremnum aureum): Esta planta trepadora es una de las más populares para las kokedamas. Tiene hojas brillantes y puede crecer en condiciones de poca luz, lo que la hace perfecta para espacios interiores.

2. Helecho de Boston (Nephrolepis exaltata): Este helecho de aspecto exuberante es perfecto para las kokedamas. Le gusta la humedad y la sombra, por lo que es ideal para baños o áreas con luz indirecta.

3. Suculentas: Las suculentas son plantas que almacenan agua en sus hojas, lo que las hace ideales para las kokedamas. Algunas opciones populares incluyen el Echeveria, el Sedum y el Haworthia.

4. Orquídeas: Las orquídeas son plantas elegantes y hermosas que también pueden adaptarse a las kokedamas. Son conocidas por sus flores exóticas y vienen en una amplia variedad de colores y formas.

5. Peperomias: Estas plantas de hojas gruesas y suculentas son perfectas para las kokedamas. Vienen en una variedad de colores y texturas, lo que las hace muy atractivas.

6. Helecho cuero (Rumohra adiantiformis): Este helecho tiene hojas coriáceas y brillantes, lo que lo hace perfecto para las kokedamas. Le gusta la humedad y la sombra, por lo que es ideal para baños o áreas con luz indirecta.

Recuerda que al seleccionar una planta para una kokedama, es importante tener en cuenta sus necesidades de luz, agua y humedad. Además, asegúrate de que la planta tenga raíces compactas para que sea más fácil envolverla en musgo.

Las kokedamas son una forma innovadora y atractiva de presentar las plantas en interiores. Estas plantas seleccionadas son solo algunas de las muchas opciones disponibles para crear hermosas kokedamas. Experimenta y encuentra las plantas que mejor se adapten a tu estilo y espacio. ¡Disfruta de la belleza natural de las kokedamas en tu hogar!

Mi consejo final para ti, que estás interesado en cómo hacer una kokedama, es que no tengas miedo de experimentar y ser creativo. La belleza de esta técnica radica en su simplicidad y en la posibilidad de adaptarla a tu propio estilo y preferencias.

Recuerda investigar sobre las plantas adecuadas para hacer una kokedama, así como los materiales necesarios. Sigue cuidadosamente los pasos de la técnica, pero no temas agregar tu toque personal. Puedes jugar con diferentes tipos de plantas, tamaños y colores de musgo, e incluso agregar elementos decorativos como piedras o conchas.

Disfruta del proceso de crear tu kokedama, ya que es una forma de arte en sí misma. Mantén un equilibrio entre la atención y el cuidado que requiere tu kokedama y la libertad de dejar que crezca y se desarrolle de manera natural.

Finalmente, recuerda que las plantas son seres vivos y necesitan amor y cuidado. Observa cómo crecen y se desarrollan, y siéntete orgulloso de la belleza que has creado con tus propias manos.

¡Buena suerte y diviértete haciendo tus kokedamas!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad